Conociendo a nuestros clientes: "KOKO"

Viernes 16 de Febrero de 2018

En el medio de un océano repleto de lugares comunes, KOKO emerge como una isla que se destaca por una propuesta tan exótica como amigable. Allí, a tan solo unos pasos del acelerado pulso palermitano, el tesoro escondido tiene forma de “bao“…y merece la pena ser desenterrado.

Desde noviembre de 2017, Denise SicilianoMateo Renzulli y Ary Lukides, un trío de emprendedores sub-30, decidieron darle vida a KOKO, un restaurante de street food en donde se puede degustar un puñado de platos inspirados en los sabores tradicionales del Sudeste Asiático.

Somos un bao-bar”, indica Mateo, dejando en claro cuál es la estrella de la casa. Con la paciencia de un maestro,  Mateo explica que los “baos” son unos panes originarios de Tailandia cuya cocción al vapor les otorga una particular esponjosidad.

En KOKO sirven “gua baos”, es decir, panes abiertos y rellenos con panceta; bondiola; pollo frito; falafel o, incluso, la novedosa incursión argenta: con entraña. Todos vienen acompañados con papas y a un precio accesible en comparación con los negocios aledaños. ”Estoy convencido de que ofrecemos sabores muy distintos a los que se pueden encontrar por la zona. Y eso la gente lo recibe muy bien”, agrega Ary con orgullo.

Los fuegos están al mando del chef Gonzalo Cogo, cuya amplia experiencia se ve reflejada en la sofisticada elección de los ingredientes. En la carta, entre otras joyas, sobresalen los “nems” (rolls en base de harina de arroz rellenos con carne y vegetales); los fideos soba con langostinos y salsa de miso y el curry de berenjenas con calabaza y espinaca.

Además de la propuesta gastronómica, también pretendemos distinguirnos estéticamente. Por eso no nos conformamos con poner una mesada de madera y unas banquetas de hierro. No queremos ser uno más entre el montón”, señala Denise, haciendo referencia a la sobreabundancia de las -ya no tan- nuevas cervecerías artesanales.

Precisamente, KOKO irrumpe en el circuito gastronómico como una bocanada de aire fresco. El mismo que se puede disfrutar por las noches, en la vereda de Arévalo 1478.

KOKO

Arévalo 1478, Palermo

Martes a viernes de 19:00 a 23:30 – Sábados de 12:30 a 15:30 y 19:30 a 00:00