A medida que la cuarentena se flexibiliza, esperamos que muy pronto puedas reabrir las puertas de tu restaurante. Y, aunque esta es una gran noticia, también es cierto que no regresarás a la normalidad de un día para otro. De hecho, reactivar tu negocio tras el COVID-19 es un reto que deberás tomar con calma ya que tendrás que planearlo como si fuera la primera vez. Si aún no tienes claro cómo hacerlo, estos 6 pasos para reabrir tu restaurante te ayudarán a que el proceso sea más sencillo.

Comencemos por las buenas noticias. Hace unos días, la firma de análisis de mercados “Technavio” proyectó que el sector mundial de restaurantes pequeños y de comidas rápidas crecerá a una tasa anual compuesta del 12% entre 2020 y 2024. Considerando el impacto negativo que ha tenido el cierre de espacios públicos por causa del COVID-19, este repunte implicará un largo proceso.

pasos para reabrir restaurante

Por otro lado, en algunas ciudades de Europa y Estados Unidos en donde el servicio de los restaurantes ya se encuentra habilitado, se percibe que el retorno de los clientes es muy lento. Esto se debe a que las opiniones en torno a la seguridad sanitaria se encuentran divididas. Por ejemplo, una consulta realizada por el Emerson College descubrió que el 65% de los habitantes de California no quiere regresar a comer dentro de los restaurantes, mientras que el 51% de la población de Ohio dice que sí lo haría, siempre y cuando estén garantizadas las condiciones de salubridad.         

Es muy probable que estas mismas percepciones se repitan en los países de América Latina cuando llegue el ansiado día de la reapertura. Sin dudas, a partir de ahora los clientes exigirán las máximas medidas de higiene para volver a sentirse cómodos dentro de los restaurantes.

 

Consejos para una reapertura exitosa

Si durante el período de aislamiento social lograste mantener tu negocio a través de las entregas a domicilio, tendrás el camino allanado porque tus clientes estarán expectantes por tu reapertura. Si esto no fue así, no te preocupes, este es el momento de recordarles por qué deberían volver a elegirte. 

1. Ofrece el servicio a domicilio

Recuerda que los clientes regresarán lentamente a los espacios compartidos. Si abres tus puertas y ofreces entregar pedidos en sus hogares u oficinas, recobrarán la confianza en ti y, poco a poco, los verás llegar a tu restaurante. Para ello no necesitas implementar una plataforma extremadamente costosa. Aprovecha tus redes sociales y las aplicaciones de entrega a domicilio para llegar a la mayor cantidad de clientes que sea posible.

2. Diseña un menú austero

Con el objetivo de no tener que realizar grandes desembolsos de dinero, ofrece una versión reducida de tu menú. Elige sólo los platillos más solicitados y ofrécelos con la mejor calidad posible. Esto te permitirá hacer un uso más eficiente de los insumos y reducir tu gasto inicial. Luego podrás ir sumando otras opciones, conforme tus flujos de efectivo se recuperen y tu servicio regrese a la normalidad. 

3. Opera en ‘Modo supervivencia’

Cumple con los procesos de sanidad más exigentes y comunícalo de forma efectiva a todos tus clientes. Haz todo lo que sea necesario para brindarles la tranquilidad que necesitan y así lograr que confíen en tu restaurante y tu servicio. 

4. Ubica tu fuente principal de efectivo

Para volver a abrir tus puertas, necesitarás un fondo básico de efectivo que permita sostener tu operación. Comienza a pensar en acuerdos ‘ganar-ganar’ con tus proveedores y acreedores. Por ejemplo, puedes proponer acuerdos de pago a plazos con tu arrendador o con tu proveedor principal. Ellos lo van a valorar pues ‘algo’ de ingreso es mejor que ‘nada’.       

5. Elige al staff inicial con cuidado

Recuerda que a partir de ahora ya nada será igual que antes. Por ello, antes de contratar a tu staff, piensa muy bien en cómo será tu nuevo servicio. Conforme pasen los días tal vez descubras que ahora necesitas más repartidores a domicilio en lugar de camareros que atiendan mesas. Por ello, es preferible incorporar a tu personal paulatinamente de acuerdo a los movimientos de tu negocio.

6. Organiza ‘pequeños’ eventos especiales

Si bien todavía falta mucho tiempo para que puedas organizar grandes reuniones, piensa en encuentros reducidos en donde se mantenga el distanciamiento social: lecturas de algún autor, catas de cerveza o vinos, proyecciones de películas clásicas, noches exclusivas para parejas, etc. 

 

Finalmente, por sobre todas las cosas, trata de promover una actitud positiva frente a estas circunstancias. ¡Todos estamos en el mismo barco y necesitamos mantener el mejor de los ánimos!