La alquimia de la cerveza artesanal

Miércoles 3 de Agosto de 2016

Una campanada anuncia la largada del Happy Hour y las canillas entran en acción. Las pintas se llenan y chocan entre sí. Antes de que queden vacías, Fudo se sumerge en el mundo de la cerveza artesanal ¡Salud!

Responsive image

Durante los últimos años, el mercado de la cerveza artesanal ha experimentado un intenso crecimiento. Los bajos costos de sus insumos y la relativa facilidad que implica su producción han llevado a muchos emprendedores aficionados a llevar adelante negocios autogestionados que proponen una interesante alternativa ante el predominio de las marcas industriales. En la vereda de enfrente, los nuevos -y no tan nuevos- consumidores de esta bebida han desarrollado un paladar cada vez más exigente que reclama constantemente propuestas innovadoras y de calidad.

La diversidad de sabores, colores y aromas, impulsa la creatividad de estos pequeños productores quienes dedican horas de experimentación para tratar de obtener el brebaje perfecto. Como si se tratase de un laboratorio científico, en la elaboración de la cerveza artesanal entran en juego factores tales como la dosificación de los ingredientes, la fermentación, el envasado, la temperatura y el tiempo de cocción. Sin embargo, si bien el proceso requiere de cálculos cuasi milimétricos, el azar también puede favorecer en la obtención del producto final. Muchas veces los hallazgos afortunados dan en el clavo para llegar a la receta ideal, aquella que finalmente se coronará como la emblemática cerveza de autor.

Responsive image

La interesante propuesta del Mapa Cervecero en Argentina, funciona como una herramienta que permite la localización de los distintos productores y distribuidores de cerveza artesanal. Precisamente, la proliferación de bares urbanos dedicados exclusivamente a la producción casera da cuenta de este exitoso boom cervecero.  

Pequeños paraísos escondidos para el cliente habitual, se trata de lugares modestos en donde se ofrecen distintos tipos de cerveza tirada.  Por lo general, algunas de sus variedades suelen ir rotando de acuerdo a la temporada. Las barras con butacas individuales, la iluminación tenue y las grandes pizarras anunciando el Happy Hour, son algunas de las características distintivas de estos locales, frecuentemente visitados por oficinistas durante el ansiado “after-office”.

Responsive image

Por otro lado, los cambios en los hábitos de consumo de la cerveza, han posibilitado el desarrollo de una propuesta gastronómica especializada, con el objetivo de lograr una combinación perfecta entre comida y bebida. El concepto de maridaje, propio de la cultura vinícola, ahora se hace extensivo al mundo cervecero en donde también se trata de buscar un conjunto armónico entre los aromas y sabores implicados. Cervezas ligeras como las Lager, por ejemplo, combinan muy bien con carne de cordero o mariscos, mientras que cervezas con mayor cuerpo como las Indian Pale Ale, acompañan comidas picantes o pescados ahumados.  A esta altura, entonces, ¿quién dijo que los somelliers sólo podían degustar vinos?